Derecho tributario en el ámbito de la LGT

Escrito por derfiscalii 01-10-2015 en Derecho tributario. Comentarios (0)

Es un hecho que los despachos de abogados cada vez necesitan más especialistas en materia financiera y tributaria para la obtención de nuevos clientes y la apertura de nuevas líneas de negocio en el despacho de abogados.

Nuestra legislación tributaria y en concreto la reforma de la LGT ha traído consigo una buena carga de trabajo para los bufetes de abogados especializados en materia tributaria.

Derecho tributario: la asignatura pendiente de los abogados.

Sin duda la carga de trabajo para el verdadero jurista en materia tributaria está garantizada. No es sencillo encontrar buenos abogados tributarios si no es en las principales capitales del país.


La dejadez de la profesión y el miedo al trato con la Administración han creado una especie de miedo hacia esta materia que tiene como resultado que los buenos abogados tributarios tengan más trabajo y cada vez mejores sueldo.

Las razones por las que los compañeros no toman la vía del Derecho Financiero es clara: la nula o baja aptitud para combinar ley y contabilidad. Muchos de los compañeros de profesión observan aterrorizados la posibilidad de enfrentarse a los números en un primer momento.

El Derecho tributario como monstruo para los abogados.

Lo curioso es que la vida del abogado está llena de cálculos y números, desde el cálculo de la cantidad a percibir por un trabajador despedido, hasta la indemnización de una responsabilidad civil o incluso la de una pena.

El abogado por lo general ha decidido alejarse de la contabilidad y ha trasladado esta responsabilidad a los contables o asesores financieros que realizan un trabajo excelente en los temas contables, pero que no aseguran una visión jurídica de los problemas o soluciones cuando un requerimiento de la Agencia Tributaria llega al cliente.

Cada vez más despacho entiende la necesidad de contar entre sus abogados con especialistas en materia financiera y tributaria para ofrecer un servicio integral a empresas.


El sector empresarial requiera cada vez más de técnicos jurídicos que los asesoren en proyectos o incluso en situaciones de verdadero peligro tributario, donde una mala asesoría puede hacer un daño enorme a un cliente y desembocar en un acta de inspección con resultado catastrófico para el cliente y la supervivencia de la empresa.